INTRODUCCION AL LIBRO DE CRISTALOTERAPIA DE MANUEL ARRIETA

 BASES CIENTIFICAS Y TERAPEUTICAS

El futuro de los habitantes de la tierra seguirá, por lo que parece, ligado a la  evolución de los conocimientos acerca de los cristales, tal como ha sucedido de forma vertiginosa en el último siglo. Desde la posibilidad de curación mediante cristales, hasta su fabricación en el laboratorio para ser utilizados en las  tecnologías de punta, nuestra relación con los cristales puede llevarnos a
avances insospechados, porque lo creamos  o no, ellos nos van guiando en el crecimiento cuántico que ha iniciado la  humanidad.

Este libro está pensado para todas aquellas personas que quieren conocer más  acerca de la sanación mediante cristales, a pacientes, profesionales de la salud  y alumnos que, conociendo el tema, quieran profundizar en las aplicaciones  terapéuticas y los resultados sorprendentes que brinda la práctica con gemas y  cristales.

INTRODUCCIÓN

Nuestro   planeta es un gigantesco imán con sus líneas de fuerza que se encuentra inmerso
en campos energéticos extraterrestres: las energías cósmicas que nuestra  tecnología es capaz de medir e interpretar parcialmente. Pues bien, ese poder universal está empezando a ser  utilizado para la curación a través de muy diversas técnicas (la  magnetoterapia, la acupuntura, la cromoterapia y tantas otras medicinas  energéticas) que pretenden canalizar y armonizar esa fuente inagotable de fuerza para recuperar la perdida salud de  los pequeños microcosmos humanos.

Mi interés por los minerales en general y por los cris-tales de cuarzo, en  especial, se remonta a los finales de mi carrera como médico, a la época en que  realicé el servicio social que deben cumplir los profesionales de la medicina  en México.

Me destinaron a un pequeño pueblo en lo más pro-fundo de la selva montañosa del  estado de Chiapas, donde descubrí el fascinante mundo de los naguales de la  selva.

Allí, descubrí que debía cambiar la percepción que me habían dado en la  facultad de medicina, ya que el  enfoque   bioquímico como el mayor logro de la ciencia moderna para curar la enfermedad,
me incapacitaba para tener una verdadera interacción con los conocimientos  ancestrales que guardaban celosamente los chamanes y curanderos del lugar.

Al mes de instalarme en la pequeña clínica que tenía el programa gubernamental en aquel pueblo, me invitó a su casa Don  Gualberto, hombre de estatura media, entra-do en la edad de la cabellera
como la nieve y uno de los curanderos más reconocido del lugar. Al entrar a la casa, lo primero que hizo aún antes de saludar, fue ofrecerme una jícara llena  de un líquido blanco y espeso de naturaleza misteriosa y me ordenó que la
bebiera.

En ese momento, pasaron por mi mente imágenes y sentimientos de miedo, sobre  todo la idea de que el curandero podía tener motivos para querer deshacerse de   mí, pues yo representaba la competencia que el gobierno le imponía para la   atención de su comunidad. Por supuesto, llegué a pensar que tendría que beberme   una pócima con veneno o alucinógenos misteriosos. Sin embargo, ante su
insistencia para que apurara el líquido blanco, decidí tomar lo que me ofrecía   como un gesto de cortesía.

Después de beberme el contenido (nunca supe qué fue) riendo a carcajada limpia  me dijo que había pasado la prueba de la confianza y los buenos modales y que  por eso me enseñaría lo que sabía.

Aquel fue un año sorprendente de aprendizaje sobre el chamanismo maya y olmeca que se guardaba en la zona más remota de  las montañas chiapanencas.

Me dio el grado de chamán prehispánico y todavía me resulta sorprendente pensar que, de los miles de compañeros de mi generación que pudieron haber contactado con los guardianes del conocimiento que hay repartidos por toda nuestra tierra,  al parecer fui el único que tuvo el honor de esta enseñanza.

Esta experiencia me ha llevado a  reflexionar acerca de las deficiencias de los programas de estudios de la   facultad de medicina. Y cada vez estoy más convencido de que el año de
servicio obligatorio a la nación, sería   más útil si a los médicos se les diera una formación básica en antropología.
De este modo, se podría iniciar un movimiento de rescate de las antiguas  tradiciones curativas locales que con seguridad aportarán datos muy valiosos   para cada país; la cura del cáncer o del
SIDA, por ejemplo, podrían estar encerradas en algún lugar y tal vez sólo un
antropólogo médico sea capaz de encontrarlas.

Dentro del cúmulo de conocimientos transmitidos por Don Gualberto estaba el   uso de los cristales de cuarzo y me  decía siempre que nunca saliera sin un cristal de roca en la mochila o dentro   de mi morral de curandero.

Por aquellos años encontré esta cita de Mircea Eliade en su obra   “Chamanismo” que en cierta forma funda-mentaba mis vivencias y mis   intuiciones.

“Los cristales de roca juegan un   papel en la magia y la religión australianas, y no son menos importantes a   todo lo largo de Oceanía y las dos Américas. Lo que resulta significativo es
haber mostrado que los hombres médico de Australia y otras partes del mundo  conectan de algún modo oscuro sus poderes con la presencia de los cristales de   roca en su propio cuerpo.”

Me habló sobre plantas medicinales, me   enseñó sobre los espíritus de la naturaleza, sobre los poderes de sanación y  acerca de los propósitos que guían a los seres vivos, pero el tema más complejo   y fascinante para mí fue el poder y la magia de los cristales, que Don   Gualberto y otros nagua-les mayas valoran tanto y que tuve que investigar desde
la visión de la medicina “oficial” para poder aplicarlo desde mi   visión terapéutica.

Por ejemplo, en mi formación médica universitaria se distingue de materia   orgánica e inorgánica, sin considerar que todo el universo es un ser vivo, con  diferentes grados de energía, tal como lo consideran todas las medicinas tradicionales. Desde este punto de vista, la enfermedad es una perturbación del
equilibrio energético y sus causas tienen un origen holístico que excluye la  búsqueda de una sola causa primordial.

Con los años me propuse medir esta misteriosa energía de la que se hablaba en  la medicina tradicional y en las medicinas alternativas, siguiendo la vía de la  medición de canales de acupuntura iniciada por los alemanes, en los años 1950, en la que el Dr. Voll desarrolló el dermatron. Y luego, en 1970, en Japón, el  desarrollo de las investigaciones sobre el neurometer, realizadas por el Dr. Nakatany.

Un día, aplicando electrodos en un estudio de la impedancia de la piel, para  conseguir un electrodermograma confiable y ajustar el aparato de medición, se  me ocurrió aplicar un cuarzo cristal de roca repetitivamente.

Muy grande fue mi sorpresa, pues el  electrodermógrafo acusaba en su gráfica un efecto electromagnético notable. Con  el tiempo bauticé a este efecto con el nombre de “efecto bioelectrónico de  los cristales de cuarzo”, por el que la Universidad de Sao Paulo me
otorgó una medalla de oro Honoris Causa por este descubrimiento.

En lo personal creo que el estudio de  los efectos energéticos del cristal de cuarzo sobre el cuerpo humano es un  ejemplo práctico de cómo la unión de la física de la energía y la medicina es  una de las áreas de oportunidad de estudios avanzados y novedosos del futuro,
ya que implica el reconocimiento de que el ser humano es energía y no sólo  bioquímica. Y además, implica también el acercarnos a los poderes  incomprendidos de las ondas geométricas.

 

En mi libro anterior desarrollo el tema de que la medicina ha evolucionado a través de saltos conceptuales, de saltos de paradigma o saltos cuánticos, sostengo que estamos asistiendo en estos momentos al parto de un nuevo salto paradigmático y que la unión de la física
cuántica y la medicina será uno de los caminos del siglo XXI.

El cambio de paradigma es el del homo bioquímico al del homo cuántico, donde el cuerpo energético será uno de los descubrimientos más significativos de la ciencia.

(Libro CRISTALOTERAPIA, de Dr. Manuel  Arrieta)

Aunque  hay mucho escrito sobre gemoterapia y aplicaciones terapéuticas  de los  cristales, hemos querido hacer referencia  a este  libro, y al Dr. Arrieta, por  ser  “el que Nos Inició” en la Medicina Cuantica, en el concepto de Holoversos y en la visión Hologràfica del cuerpo Humano, como parte  de una  Red Holografica Universal, en la que no podemos Obviar la geometría Sagrada , y  el papel que en el FUTURO, desempeñaran  LOS CRISTALES.

 

El Dr. Manuel Arrieta nos  dio un seminario intensivo, de Tecnicas de Medictacion para abrir
el tercer  ojo  con los  CRISTALES
, a los que correspondía un cristal para  cada  dia, .Seminario  apasionante  como todos los suyos y en el que  como siempre tuvimos experiencias inolvidables, con los cuarzos(puede ser  objeto de otro articulo)

Dra. Maribel Calpe Flores

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cristaloterapia. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a INTRODUCCION AL LIBRO DE CRISTALOTERAPIA DE MANUEL ARRIETA

  1. Monica Villarreal dijo:

    Muy buena información, se puede conseguir el libro en alguna parte de México?,me interesa mucho leerlo, o donde puedo conseguir el libro!…….
    Gracias.

  2. SIEMPRE ME HAN GUSTADO LAS ROCAS Y LOS CUARZOS SOY MAESTRA DE PRIMARIA Y EN UNA OCASION A MITAD DE LA CLASE IRRUMPIO UNA PERSONA Y ME ENTREGO ALGO QUE ME ENVIABAN…ERA UN CUARZO ROSA DEL TAMAÑO DEL PUÑO DE MI MANO…TERMINO LA CLASE Y COMO NO QUERIA DEJARLO EN EL ESCRITORIO ..LO COLOQUE EN MI PECHO…SENTI UNA OPRESION Y UN LIGERO DOLOR…LO PERCIBÍ COMO ALGO VIVO…SOLO FUE UN MOMENTO DE DOLOR PORQUE DESPUES ME INVADIÓ UNA AGRADABLE SENSACION DE BIENESTAR AHORA TENGO UN CUARZO ROSA DEL TAMAÑO DE UNA MANO EXTENDIDA PESA COMO UN KILO LO AMO Y LE PIDO LLENE MI CASA DE AMOR PUEDEN RECOMENDARME ALGUN BUEN LIBRO PARA APRENDER MAS DE ELLOS?

    • A.I.M.C dijo:

      Ana Rosa,
      Gracias por compartir tu experiencia! Es impresionante la energía que desprenden los cristales verdad!!?
      Si solo quieres aprender sobre los cristales en general, yo te recomendaría el libro “La Biblia de los Cristales” por Judy Hall (hay dos libros el 1y el 2). Es un libro muy completo de la mayoría de los cristales. Si estás interesada en cristales y sus propiedades curativas, la misma autoar tiene el libro “Tratamientos con Cristales” que también está muy bien como introducción, aunque su nuevo libro titulado “Crystal Prescriptions: The A-Z Guide to Over 1,200 Symptoms and Their Healing Crystals” está muchísimo más completo, pero no sé si está en español. La Doreen Virtue, tiene un libro de cristales también (Crystal Therapy), pero es muy incompleto y no me gusta tanto.

      Pero por supusto, el libro del Dr. Arrieta es nuestra primera elección! 🙂
      Si alguien tiene alguna otra sugerencia, bienvenida sea!

      Namaste,

      • A.I.M.C dijo:

        Hola Ana Rosa,
        Gracias por escribir.
        Tienes tambien los libros sobre minerales, y Gemas sagradas de Francisco Broström.
        Nina Linares tambien es una experta en Mineraloterapia.
        Saludos.

  3. eduardo dijo:

    Hola hola.
    ¿Alguien sabe dónde está el Dr. Arrieta?
    Gracias.
    Eduardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s