LA DUALIDAD Y LOS CINCO PRINCIPIOS REIKI

LA DUALIDAD Y LOS CINCO PRINCIPIOS REIKI
Uno de los mayores cambios personales para aquellos que se comprometen con el camino del Reiki, es asumir que hoy empieza todo y que hoy no es sólo el punto de partida, sino también la señal de  comienzo. Cuando intenta evitar la dualidad, el maestro de Reiki ejerce un control sobre su mente y su conducta que tienden a fijar lo aprendido y evolucionado como observación de la práctica diaria.
El sólo por hoy se transforma en desde hoy soy consciente de haber  aprendido que las energías involutivas no deben nutrir mi vida accediendo desde la parte más inconsciente de mi mente a mis   pensamientos o mis actos.
Para el maestro de Reiki, el hoy es el campo de experimentación, el  momento de poner en práctica todo lo que se ha aprendido y todo lo que  ha sido útil para el crecimiento espiritual. Es centrar la intención en el propio desarrollo, sabiendo dónde se encuentra y por qué trabaja en un determinado sentido de manera constante y permanente,alejando de sí lo  que considera negativo o que retrasa los logros.
Qué nos hace actuar en dualidad

A veces, sobre todo al iniciar nuestro camino, desconfiamos y nos sentimos tentados de participar de una idea y de su contrario, como si temiéramos dar un paso que pensamos que se dirige hacia  lo desconocido. Esto nos hace ser reservados, poco generosos e inclinados a conservar y utilizar hábitos de conducta que conllevan el juicio hacia los otros, la crítica destructiva, el pretender avanzar   sin abandonar el lugar en el que estamos. En definitiva, nos  dejamos avasallar por el miedo.
El miedo y la falta de confianza en el proceso de la vida son  los inconvenientes más comunes con los que se ha de enfrentar el  futuro maestro de Reiki cuando decide empezar su iniciación.

 En parte, es un miedo razonable porque no sabemos hacia dónde  vamos; miedo de no saber cómo actúa nuestra energía, porque  somos conscientes de que, al imponer nuestras manos, algo cambia
y mejora, miedo de las limitaciones que podemos tener, miedo de no encontrar el camino, miedo… miedos.
En muchas ocasiones, el miedo nos hace dejar de considerar  nuestras creencias espirituales —algo injustificado, pues las creencias  son como idiomas en busca de un lenguaje común que nos
incluya en lo sagrado, y ninguna de estas creencias es incompatible  con el Reiki— y quizá nos paraliza la energía, por lo que nuestras defensas energéticas bajan y sentimos que todo lo que nos rodea se
ralentiza y entorpece, como si caminásemos a través del barro.
Actuando sin miedo, recuperaremos la alegría de compartirnos sin complejos, porque nadie se equivoca cuando actúa desde el amor.DEL LIBRO : Manual del Maestro de Reiki
Luis Moreno. RBA Integral 2007Ver más
Luis Moreno, director general  de A:I:M:C
Esta entrada fue publicada en Reiki y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s